Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Experiencia de un viaje relámpago...

Así fue, un viaje vertiginoso... siempre corriendo, pero que mereció la pena. El viernes 26 de marzo, tocaba madrugar para llevar a la práctica la idea original del amigo Isidro, que tras una buena dedicatoria de tiempo a través de Internet a finales del año pasado, ambos decidimos marcar en el calendario 2011. Jugando con tiempo, los billetes de vuelo y Ryanair ofrecen oportunidades económicas inimaginables y es curioso pensar que por el precio de irte a Lanzarote, te puedes ir a Francia; así que, estas jugadas, hay que finalizarlas en gol...

Pues como decía, a quien madruga... Dios le ayuda... y con dos vuelos, guagua y metro, después de 12 horitas nos presentamos en la Torre Eiffel; para recoger nuestros dorsales, eso sí, impresionados por la belleza en la noche parisina de esa alumbrada... figura arquitectónica de su creador Gustave Eiffel.

Rápidamente, cena... ( esto si fue caro, aquí si hay que afinar donde nos metemos a comer... ya que la sangría puede dañar seriamente la economía de viaje, je, je ). Con la misma, vuelta al hotel, ducha, dejar todo preparado y a descansar lo que se pueda...

Amanece el 27 de marzo y como una exhalación al buffet del hotel, no hay que hacerle ascos a nada y a llenar bien las reservas para el viaje que nos aguarda. Sin darnos mucho margen, la rutina del metro y posterior enlace con el tren que me llevaría a Versalles. Aquí mi camino y el de Isidro se separarían, un abrazo y hasta pronto; Isidro había elegido la ruta más larga de 80 kms, quedándome yo con la de 50... sabia decisión, después de la Trans...

Enlaces a la entrada en Blogger

You have no rights to post comments