Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Qué complicado es intentar resumir en unas líneas lo vivido en un fin de semana tan intenso. Pero si difícil es resumirlo, más complicado tiene que ser organizarlo. Vaya desde aquí mi felicitación a Basilio Bravo y a todo su equipo por el magnífico trabajo desplegado para llevar a cabo esta magnífica inicitativa, simplemente ¡¡IMPRESIONANTE!!

Y empezamos con la Vulcan Race. La salida sería a las 19:00 h., lo que implicaba que aunque empezábamos de día tendríamos que acabar la carrera corriendo a oscuras iluminados por nuestros frontales.
LLegada al punto de encuentro en la ermita de La Montañeta, enseguida nos vamos reuniendo todos los compañeros, recogida de dorsal, bolsa del corredor y a preparar todos los bártulos, unas carreritas de calentamiento, algunas fotos y a la salida.
Cuenta atrás, 10-9-8..., nos deseamos suerte todos, ...3-2-1, y sale la cabeza del pelotón rapidísima, menudos máquinas. La carrera se va estirando poco a poco ya que al salir en subida el ritmo no es muy fuerte, algunas bromas, esquivar algún bastón y ya se puede correr a gusto. Rápidamente me uno a Salva y compañía que veo que van a un ritmo constantente. Vamos pasando a gente que había salido más adelante. Yo no las llevo todas conmigo, es la primera vez que salgo tan fuerte y el miedo al "petardazo" está ahí. Las sensaciones son buenas y las piernas responden bien así que me voy animando y casi sin darnos cuenta llegamos a la zona más alta y empezamos a llanear.
Aquí alcanzamos también a César que se nos une y el ritmo de carrera aumenta, sobre todo en las ligeras bajadas. LLegamos a la zona donde estaba el avituallamiento del año pasado, giro a la izquierda y venga a bajar, Salva y yo llevábamos algun problema de gases y de vez en cuando César tenía que soportar algúna explosión, jaja.
LLegamos a la zona del Volcán, la imágen del Teide iluminado por la Luna y la bruma se me quedó grabada en la retina. Al terminar esta zona tuvimos algún problema de iluminación ya que entre el polvo del camino y la bruma la luz de los frontales de difuminaba y había que poner especial atención con los tobillos.
Ahora venía una serie de falsos llanos que nos exprimían las fuerzas de las piernas, César aumentaba el ritmo, Salva se nos quedaba un poco y a mí me costaba seguirlo. Pero cualquiera lo dejaba irse, con la luz de su frontal iluminaba todo el camino y el mío parecía que iba apagado.
LLegamos al tramo final de bajada y volvemos a aumentar el ritmo, las piernas ya no están para muchos trotes y vamos tropezando por el cansancio. Salva viene por detrás y nos pasa como un obús, nos pegamos a su estela y damos todo lo que nos queda que no es mucho. Cruzamos la meta entre los flashes que iluminaban la oscuridad, abrazos con los compañeros y muy contentos por la carrera realizada en equipo.
En meta hacía bastante frío, muchas gracias a todos los que por allí estaban aguantando bien abrigados para sacar fotos y saludar, tenían mucho mérito.
Rápidamente me fui al coche a quitarme la ropa mojada y abrigarme. Luego para la zona de avituallamiento a echarme algo al estómago que me lo iba a agradecer.
Una vez fue llegando la gente a la zona pude irme enterando de los resultados, victoria de Roberto y Amada que están intratables. De los compañeros destacar a David Lutzardo (5º), José Luis Febles (18º) recuperándose muy bien de su lesión. También destacar el carrerón del amigo Jose Fisio, como le conocemos en el blog.

Y tras el descanso reparador nocturno toca afrontar el Medio Km. Vertical de Garachico, después de la carrerita del día anterior, uno miraba desde abajo hacia las antenas que estaban en la meta de lo alto de Garachico y pocas eran las ganas que habían de subir hasta allí.
Calentamiento con los compañeros hablando un poco y todos estábamos igual, fundidos. Basilio nos reune en la salida y menuda nos tiene preparada, son los AC/DC en directo, jaja.
Después de este sorpresón nos da la cuenta atrás y empieza lo bueno. Los de alante como siempre, salen como tiros. Las piernas no están para mucha guerra así que habrá cuidarse para que no revienten por el sendero volcánico.
Las primeras cuestas por asfalto van poniendo a cada uno en su sitio y el sol que pega en todo lo alto no ayuda mucho. LLegamos al sendero y allí está Samuel avituallando al personal, todavía me quedan fuerzas para correr algo pero las piedras y el desnivel se van notando. Caminar, trotar, caminar, trotar y el "Highway to Hell" resonando en mi cabeza.
Evito levantar la cabeza para no ver las antenas que nos están esperando en la llegada, ya se oyen los ánimos de la gente que está esperando en meta, al entrar oigo que me gritan pero no puedo ni levantar la cabeza. Luego vi a Isa y Miguel que estaban allí animándonos.
Después de beber algo y recuperar un poco el aliento, bajada de nuevo caminando como es tradición en esta carrera.

En resumen, un fin de semana estupendo, un ambiente de camaradería genial en este mundillo del trail, una organización perfecta marca de la casa y como no, ya esperando verles a todos en la próxima.

Fotos
Clasicaciones

Enlaces a la entrada en Blogger

You have no rights to post comments