Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Cuando las cosas salen bien.

Este fin de semana ha sido redondo, mi hijo tenía una competición-exhibición en la piscina y los padres debíamos compartir algunas pruebas con ellos.

En la primera teníamos que recorrer 50 mts. sólo los padres, me preparé en el cajón de salida con mi gorro y mis gafas oscuras que no usaba desde el año pasado, no porque tuviera otras, no, sino porque hacía más de un año que no me tiraba a la piscina. Salí a todo lo que daban mis brazos y piernas que no debía ser mucho porque a la mitad de la piscina no veía a los demás padres y cuando llegué al otro lado completamente extenuado me estaban todos mirando con la expectación de -¿llegará?, -¿se estará ahogando...?. Y mi mujer partiéndose los ovarios desde la grada, ya lo podía haber hecho ella que para eso va a la piscina todo el año.

Después hicimos algunas pruebas juntos el peque y yo, que mejor hubiera hecho el sólo porque lo fui retrasando todo el tiempo. Está visto que no hubiera servido para la natación...

Bueno, pero me lo pasé muy bien con mi hijo que es lo que cuenta y él se fue con su medalla más contento que unas pascuas a costa del orgullo de su padre.

El domingo ya fue otra cosa y pude subir un poco mi ego, era el XXIX Cross María Auxiliadora, primero participaban mi hijo y mi sobrino y luego mi concuño y yo. Al final mi sobrino fue baja por enfermedad y mi cuñado por un ataque de "caguitis" ya que se apuntó sin haber entrenado nada y se veía venir el "marrón".

Era una carrera de 10 kms. rompepiernas con muchas subidas y bajadas, como tenía la ultra muy reciente, salí simplemente a participar, disfrutando del ambiente, bromeando con todos, animando a los primeros (era un circuito de ida y vuelta) y en resumen pasándomelo muy bien. Pues esto que cuando llego al ecuador de la carrera veo que voy en 19', tiempo de record personal y con posibilidad de bajar de 40' aunque la segunda parte del circuito es más dura ya que tiene las cuestas más pronunciadas. Me centro un poco y empiezo a cambiar de ritmo, voy adelantando corredores los 5 kms. que me quedan, todo el tiempo con muy buenas sensaciones y en las subidas muy fuerte dejando a mucha gente. En el último kilómetro está la cuesta más dura, calculo que son unos 300 metros con un desnivel de almenos el 15%, aquí adelanto a algunos cadáveres que van caminando como pueden y llego a meta con un tiempo de 39'25, record personal y primer sub-40. El año anterior había hecho esta misma prueba en 43' y pico.

Después me quedó la incertidumbre de qué hubiera pasado si hubiera salido con el cuchillo entre los dientes desde el principio, pero bueno, eso ya no lo podré saber.

El día terminó celebrando el cumpleaños de Mari en casa, se juntó un buen número de amigos y familiares en una celebración improvisada de la que salimos muy bien parados.

Resumiendo, muy buen fin de semana.