Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Hacía tiempo que no me daba por hacer una crónica de un entrenamiento, y no será porque no haya entrenado, a ver si vamos recuperando las viejas costumbres. Como dice un buen amigo mío, si no sirve como buen ejemplo por lo menos que sirva de malo, jeje...

Este fin de semana se trataba de acumular kilómetros y desnivel, sobre todo pensando en la Anaga K42. El sábado salieron unos 19 kms., si bien fueron tranquilitos y si excesivo desnivel, ya dejaron las piernas preparadas para el descabello del domingo.


Los datos aquí.
Muchos conocen la zona de La Caldera en La Orotava, con multitud de pistas y senderos a su alrededor que permiten una gran combinación de itinerarios. A las 7:30 dejaba el coche en el parking, con bastante frío, unos 9ºC, la duda era ¿manga corta o larga?, menos mal que cogí la segunda y el buff por si acaso. Por la pista en dirección a La Casa del Agua hay tiempo para ir entrando en calor, antes de llegar encuentro los senderos de la ruta del agua, pues nada, sobre la marcha improviso y me marco una circular por el PR 35.1 y 35.2 que me deja de nuevo en la pista.
Sigo en dirección hacia el sendero que sube el GR hacia el Portillo del Topo. Se acabó el frío, los escalones de madera me hacen romper a sudar, la subida me la tomo con tranquilidad, disfrutando del momento y de la soledad, recuerdo cuando bajé por aquí en la Blue Trail, qué sufrimiento...
LLego al Portillo del Topo, punto más alto del recorrido y empiezo a seguir el sendero que lleva a Los Organos, el sendero está perfecto para correr, mullido por la pinocha y con algo de piedras cuando hay que cruzar algún barranco. Las piernas se aceleran sin querer y hay que tener mucho cuidado en algunos puntos delicados, cuando voy sólo prefiero caminar en los sitios comprometidos no sea que ocurra algún accidente.
En nada estoy en el cruce que con el camino de peregrinación a Candelaria, decido bajar por aquí para completar las dos horitas que tenía previstas. Al llegar a la pista me cruzo con las primeras personas del día, algunos atletas que estaban haciendo series en la pista y multitud de alemanes que habían llegado en la guagua y que armados con sus bastones y mapas se disponían a conocer nuestros paisajes. ¿Algún día veré esto pero con paisanos? Lo dudo...
Al llegar al coche, ¡sorpresa!, un compañero (del que no voy a decir su nombre para que no le copien las tácticas, jeje..)  me está esperando y baja conmigo en el coche, por lo menos no bajo sólo y encima me invita al cortado. ¡GRACIAS!

El domingo segundo entreno, 7:30 en Los Realejos, no hace tanto frío pero opto de nuevo por salir con manga larga ya que vamos a subir hasta La Fortaleza y nunca se sabe. Esta vez me acompañan Tini y Salva.
Con el bla-bla, enseguida estamos en el sendero del Asomadero, como cuestan los primeros metros. Enseguida se nos escapa Tini, echa a correr y Salva y yo pensamos que no lo veíamos más hasta arriba. Falsa alarma, nos espera en el primer mirador. Después de reunirnos Tini que empieza a tirar, dudo entre seguirlo o no, pensando en todo lo que nos quedaba... Da igual, hay que morir matando, me pego detrás y más que de fuerzas, tiro de técnica para poder seguirlo. Este tío sube flotando, que llegue ya la cima o me doy la vuelta.
LLegamos arriba en cuarenta y tres minutos, Tini se queda contento pero yo estoy preocupado, como sigamos con este ritmo no lllego a la Fortaleza ni en broma.

Por suerte, bajamos un poco el pistón y cogemos el cortafuegos de la 0-4 pero a un ritmo más tranquilo, tenemos tiempo de hablar, contarnos truquillos y reírnos algo, que todo no va ser sufrir... LLegamos a la Cruz de Fregel en dos horas diez minutos, paramos, disfrutamos un poco de las vistas, comemos y para abajo. Salva tira para Chanajiga que allí lo están esperando y nosotros deshacemos el camino completamente, al final salieron unas tres horas y media. Personalmente contento por los kilómetros hechos el fin de semana y por las sensaciones, sobre todo el domingo, vamos cogiendo confianza con las piernas cansadas.

Y dejo una pregunta, si quieren pueden contestarla en los comentarios. ¿Qué prefieren para preparar las carreras largas, una sola tirada el fin de semana o fraccionar los entrenos sábado y domingo?

E.P.

Enlaces a la entrada en Blogger

You have no rights to post comments