Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Definitivamente, estamos todos un poco locos. Si no es así, no puedo explicar las cosas que se me
pasan por la cabeza hoy, 48 horas después de haber subido desde la playa de El Socorro hasta el Pico del Teide. Pienso en cómo hacerlo un poco mejor en la próxima ascensión, incluso le doy vueltas sobre si repetir o no el próximo sábado, pero sobre todo pienso en los buenos ratos (frío, calor, hambre, sed, mal de altura, retortijones... ¿los buenos ratos?) que pasé el sábado en compañía de mis amigos, y me arrepiento un poco de no haber hecho también la bajada hasta la playa para compartir algunas horitas más su compañía. Pero bueno, como diría un gran amigo mío, habrá muchas ocasiones para repetir, no hay ninguna prisa. Qué curioso que los consejos más sabios a veces vengan de la gente más joven.

En fin, que no quiero aburrir a nadie con el relato del recorrido, sólo diré que es una inmensa alegría encontrarte en un solo día con tantos y tan buenos amigos, y además seguir contando cada vez con más compañeros que se animan a hacer estas locuras que enganchan tanto.

En referencia al comentario de Irene el sábado, mi "minuto de gloria" fueron todos y cada uno, esta vez con el añadido de tener la suerte de pasar más rato de lo habitual en compañía de deportistas que admiro mucho.

Habrás otras ocasiones. Y si nada me lo impide, yo pienso estar ahí.

Besos y abrazos para todos,
Javi

P.D.: Por cierto, dos cosas para la próxima. La primera, un poco más de compromiso, para empezar por mi parte, en hacer el esfuerzo adicional para completar el recorrido cuanta más gente mejor, que tiene mucha más magia. Y la segunda, ya lo comentaba Víctor, fundamental recuperar el baño final en la playa y el chiringuito con las garimbas.

Enlaces a la entrada en Blogger

You have no rights to post comments