Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Al final he hecho la crónica de la subida y bajada. Por una cosa o por otra la fuí dejando, pero al final la acabé...

Esta historia empezó leyendo este post: http://www.elatleta.com/foro/topic.asp?TOPIC_ID=62079 Mi cabeza pensaba... ¿Por qué no podría aceptar el reto?, aunque era consciente de que había que preparar infinidad de cosas para poder ir a la isla, trabajo, alojamiento, dinero, etc.

El siguiente paso que realicé fue entrar en esta web: http://www.tenerifetrail.blogspot.com/ Si os fijáis, hay un chat, allí coloqué el mensaje de que quería subir y bajar al Teide, a ver si alguien me acompañaba. Al día siguiente, me contestó Suso González, le comenté que acababa de empezar en el mundo de la montaña y que no creía que pudiera seguir su ritmo, me dijo que eso no era problema que iríamos al mío ya que no era una competición, la verdad es que eso le honra, ya que tengo un ritmo lento, con casi 100 kilos de peso y poca experiencia.

A los pocos días de estar en la isla, quedamos para conocernos y poder hablar sobre el tema. Le dije que era diabético desde hacía 18 años y que tenía que mirarme la glucosa a lo largo de todo el recorrido, pero que en principio no había ningún problema, ya que las marchas que había hecho me habían servido para aprender a controlar las glucemias.

Quedamos para el viernes 20 de junio a las 05:00 de la mañana, pasaría a recogerme media hora antes para irnos hasta la Playa del Socorro que es el punto dónde empieza la subida al Teide.

Antes de empezar con el relato, os pongo tres tracks de la ascensión al Teide desde la playa del Socorro, así mientras vais leyendo se os va descargando. http://nl.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=134803, http://ca.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=79028 y http://ca.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=181505

Son las 03:40 de la mañana del 20 de junio, me despierto y me miro la glucemia, estoy a 82 mg/dl. Como un bocadillo de nocilla con pan de molde y no me pinché insulina rápida (la noche anterior me puse 10 unidades menos de insulina Lantus). Me preparo la ropa, agua, zapatillas, etc.

Poco antes de las 05:00 de la mañana llegamos a la playa del Socorro. Nos estaban esperando Emilio Padilla (la persona que lleva todo el tema de la página web del Teide). Javi Villalba (el muflón del Teide y ostenta el record en subida desde la playa hasta la cima en 4 h 43 min.). Suso (que decir de él…). Agustín (gran entendido de la montaña y buenas explicaciones). Arturo (lleva consigo la bici). Javier Rocha (sonriente y haciendo bromas), y cómo manda la tradición, tocamos el agua y nos hicimos unas fotos .

Estaba bastante oscuro cuando empezamos a caminar, lo hacíamos a ritmo suave y mientras hablábamos iban pasando los metros. Subimos por la carretera que unos minutos antes habíamos bajado para llegar a la playa del Socorro. Una vez arriba, íbamos a unos 200 metros por el margen izdo. dirección al Icod de los Vinos. A partir de aquí, cogemos una pista ascendente que nos llevará al pueblo de Tigaiga. El camino era por asfalto, cemento y ¡como no! unas buenas subidas. Un poco más arriba nos encontramos El Lance.

Seguimos caminando hasta llegar al Mirador de la Corona, hay una capilla y una vista espectacular de todo el Valle de la Orotava. En este punto, Agustín dio una pequeña explicación de la flora y la historia del Valle.

Más arriba, la vegetación empezó a ser bastante densa, la que nos llevó a la Fuente de Pedro, que en ese momento estaba sin agua, seguimos el camino, siempre con bastante pendiente o en falso llano que le llaman los tinerfeños, hasta llegar Al Asomadero, es un gran mirador donde se puede observar la gran inmensidad del Valle.

Íbamos caminando por una pista ascendente hasta llegar a Las Cañadas y un poco más adelante llegamos al Collado del Cedro a una altitud de unos 2000 metros, en este punto, nos dejó Arturo, que iba con la bici. Paramos a comer, hay una pequeña ermita, allí Suso había dejado agua el día anterior, para ser más exacto había sido su cuñado, nos fue de fábula; nos venía bien un descanso, aparte de hablar un poco y echarnos unas risas. Tuve la gran suerte que subiendo iban parando a comentar alguna cosa o hacer alguna broma, a mí me vino muy bien, aprovechaba a darme un respiro.

Creo recordar que llegamos en poco más de 4 horas. Hacía un día perfecto, también he de decir que eran poco más de las 9 de la mañana y el sol aún no picaba mucho.

Justo después, está el Llano de las Brujas, se dice que se han visto ovnis, la verdad que no me gustaría estar de noche por allí, ya que el paisaje tiene algo especial, aparte de sus grandes dimensiones. En este mismo punto, se podría rodar cualquier película de ciencia ficción, que no desentonaría para nada.

Mientras caminamos por el Llano de las brujas, a la derecha se ve la Fortaleza, ya os podéis imaginar el por qué se llama así, son unas piedras grandes, altas y rojizas que forman una pared y que parece una fortaleza; en este momento, José Rocha y Javi Villalba, nos dejan a Suso, Agustín y a mí y se ponen a correr.

Cada vez hacía más calor y me sentía más cansado pero…también me quedaba menos para llegar a la cima.

Caminando por el Llano de las Brujas, veía que había habido algún sendero marcado, creo recordar que eran el número 13, pero que estaba bastante estropeado.

A medida que íbamos subiendo por la pista de la Montaña Blanca, con tierra blanca, amarilla y rojiza, nos encontramos los Huevos del Teide, son unas piedras de color marrón/negro y su origen es la lava de la última erupción del volcán, que fueron rodando hacia la Montaña Blanca. En esta zona, vemos a gente que baja de la cima o que sube desde el aparcamiento que hay en la Montaña Blanca.

Llegamos al punto donde “sólo” quedan 6 km, son los que tienen más pendiente. Agustín aquí nos deja y quedamos Suso y yo solos. Emprendemos la subida, empiezo a notar el mal de altura, me canso más y me cuesta bastante recuperarme, aparte de tener las pulsaciones más altas de lo normal.

A 3270 metros está el Refugio de Altavista, hacemos una paradita, una foto, nos hidratamos y seguimos el camino hacia la cumbre.

Llegamos a la Rambleta, nos pusimos los cortavientos, ya que ha 3718 metros hace mucho viento, pero soportable. Desde este punto, se ve el teleférico y el camino que sube la gente que lo coge, también está el guarda que pide el permiso para poder subir hasta la cima, no había nadie, así que tiramos hasta arriba por el Sendero Telesforo Bravo.

Antes de llegar nos encontramos con otra persona que también subía, (nos fue bien por que así nos pudo hacer una foto a Suso y a mí) que menos que tener un recuerdo de la persona que me ha acompañado y me ha aguantado durante toda la subida!

Una vez arriba, me parecía increíble que haya podido llegar a la cima, pero lo he conseguido

Hicimos unas fotos y un video al paisaje que era impresionante y de paso, para constatar que había subido.

La descripción del sitio es un tanto peculiar, acentuada por el olor a azufre que hay en el cráter, pero se puede soportar. El tiempo que hemos tardado en subir ha sido de 9 h y 54 min.

Ahora queda bajar, puede parecer fácil, a priori lo es, porque el terreno no es técnico, pero las rodillas no opinaron lo mismo, hasta el punto de tener que parar porque me dolían mucho.

Llegamos a la Playa del Socorro, volvimos a tocar el agua dando por finalizada la exitosa ascensión a la cima del Teide.

El tiempo de bajada la hicimos en 5 h 31 min. Casi en la mitad de tiempo que en la subida.

Nos hacemos alguna foto y me despido de Suso.

Yo estaba que no me podía mover y Suso me comentó que el día siguiente tenía de rodar 1 h 50 min. jejeje.

Mi agradecimiento a las personas que me han ayudado a poder enfrentarme a este reto y sobretodo a Suso, que sin su apoyo y consideración no se habría hecho realidad.

Un abrazo y hasta la próxima…







Enlaces a la entrada en Blogger

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar