Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 


Este fin de semana he podido comprobar las tan traídas y llevadas medias de compresión. Han sido dos días de entrenamiento más o menos intensos. Tenía muchas dudas con este tema, pero ver a varios compañeros usándolas me animó a arriesgarme y pagar unos "trocitos de tela" a precio de oro.
Lo primero que piensas al abrir el paquetito es -ya me he equivocado de talla-, son muy pequeñitas y elásticas, lo que hace que al ponértelas se estiren y adapten al contorno de tu pierna perfectamente. Comprimen muy bien y enseguida notas la sensación de ir "sujeto".
Al minuto de tenerlas puestas te olvidas completamente de que las llevas, no se mueven en absoluto, la verdad es que te adaptas en seguida.
Pero lo que me ha animado a escribir este artículo es la sensación que deja el día después. Seguro que todos conocen la sensación esa de cansancio que se queda en las piernas después de un fin de semana de entrenamientos, la pesadez, las molestias... Pues eso es lo que me ha faltado hoy, bueno sí tenía esas sensaciones en los muslos pero en los gemelos y los sóleos nada de nada. Es como si me los hubiera dejado en casa para salir a correr, jeje.
Si alguno las tiene en mente, que no se lo piense, son totalmente recomendables.
Nota: Cuidado con los primeros lavados que destiñe, jeje.
E-milio.

Enlaces a la entrada en Blogger

You have no rights to post comments